Alcalde Tomas Guardiola se reunió con familias que no tienen vivienda en Santo Tomás

66 0

El alcalde  Guardiola, se reunió con una comisión de familias que no tienen vivienda en este municipio y las mismas que en días pasados invadieron las casas que no han sido terminadas en la urbanización La Arenosa de esta población.

El diálogo entre los afectados por la falta de vivienda y el mandatario municipal fue muy cordial, hasta el punto que inicialmente se atendió las quejas de los comisionistas, las que fueron bien recibidas por el funcionario municipal.

Según el alcalde, éste se comprometió ante la comisión hacer gestiones tanto en el Gobierno Nacional como el Departamental para que muy pronto tengan una solución en un plan de vivienda, que según Guardiola verdaderamente la necesitan.

Por otro lado, una comisión de estas familias que no tienen vivienda, encabezada por Shirley Sánchez y Victoria Muriel visitaron la redacción del portal VOZ DE ORIENTE para denunciar que las 300 personas que se metieron en las casas, hace más de 15 días son de Santo Tomás y no tienen donde protegerse ellos y sus familias, en este caso los hijos y hasta esposos y padres.

“No tenemos vivienda, no estamos trabajando, estamos pagando arriendos y la policía durante los operativos nos partieron muchos enseres que ahora no tenemos con qué comprarlos, de la misma manera golpearon muchas personas, entre ellos nuestros hijos menores y eso no debe ser así”, dijo Shirley Sánchez.

Manifestó que ellos esperan del alcalde que les dé una solución. “Hablar con nosotros, los voy a ayudar en esto o vamos hablar con el constructor de la obra, en este caso Comfenalco, la cual tiene ya 10 años y nadie está utilizando estas casas y las familias pagando arriendo y entonces lo que esperamos es una solución de parte del alcalde Tomás Guardiola, teniendo en cuenta que somos tomasinos”, indicó la mujer afectada por la falta de vivienda.

Dijeron que ahora están en la intemperie, algunas de estas familias tienen que protegerse del sol, el agua y la noche en las calles, poniendo a sus hijos a dormir en los sardineles de las residencias del municipio y eso no es lógico.